سئو

exhortación apostólica christifideles laici

exhortación apostólica christifideles laici

A lo largo de los siglos, la comunidad cristiana ha vuelto a copiar la parábola evangélica del buen Samaritano en la inmensa multitud de personas enfermas y que sufren, revelando y comunicando el amor de curación y consolación de Jesucristo. Y también la fe cristiana —aunque sobrevive en algunas manifestaciones tradicionales y ceremoniales— tiende a ser arrancada de cuajo de los momentos más significativos de la existencia humana, como son los momentos del nacer, del sufrir y del morir. La necesidad de unos criterios claros y precisos de discernimiento y reconocimiento de las asociaciones laicales, también llamados «criterios de eclesialidad», es algo que se comprende siempre en la perspectiva de la comunión y misión de la Iglesia, y no, por tanto, en contraste con la libertad de asociación. Vat. Pacem in terris: AAS 55 (1963) 265-266. La imagen evangélica de la vid y los sarmientos nos revela otro aspecto fundamental de la vida y de la misión de los fieles laicos: La llamada a crecer, a madurar continuamente, a dar siempre más fruto. Sinopsis de: "Christifideles laici: Los fieles laicos: Exhortación apostólica de Juan Pablo II" Juan Pablo II nos habla en esta exhortación apostólica sobre el papel de los seglares en la Iglesia. Pero la condición es que se rehaga la cristiana trabazón de las mismas comunidades eclesiales que viven en estos países o naciones. ftambin de otras realidades particularmente abiertas a la evangelizacin, como el amor, la familia, la educacin de los nios y de los adolescentes, el trabajo profesional, el sufrimiento. 61. La participación de la mujer en la vida de la Iglesia y de la sociedad, mediante sus dones, constituye el camino necesario de su realización personal —sobre la que hoy tanto se insiste con justa razón— y, a la vez, la aportación original de la mujer al enriquecimiento de la comunión eclesial y al dinamismo apostólico del Pueblo de Dios. sobre la sagrada liturgia Sacrosanctum Concilium, 42. sobre la Iglesia en el mundo actual Gaudium et spes, 58. Es absolutamente necesario que cada fiel laico tenga siempre una viva conciencia de ser un «miembro de la Iglesia», a quien se le ha confiado una tarea original, insustituible e indelegable, que debe llevar a cabo para el bien de todos. 59. Ecum. El Concilio ya había afirmado lo siguiente en este sentido: «El apostolado de los laicos admite varios tipos de relaciones con la Jerarquía, según las diferentes formas y objetos de dicho apostolado (...). La hora undécima es la edad de aquéllos muy avanzados en los años (...). [42] II Asamb. En la vida de cada fiel laico hay además momentos particularmente significativos y decisivos para discernir la llamada de Dios y para acoger la misión que Él confía. Esto exige que los fieles laicos estén cada vez más animados de una real participación en la vida de la Iglesia e iluminados por su doctrina social. 30. A las personas ancianas —muchas veces injustamente consideradas inútiles, cuando no incluso como carga insoportable— recuerdo que la Iglesia pide y espera que sepan continuar esa misión apostólica y misionera, que no sólo es posible y obligada también a esa edad, sino que esa misma edad la convierte, en cierto modo, en específica y original. 1.1 La Exhortación apostólica Christifideles laici (1988) El Sínodo de los Obispos celebrado en 1987 sobre “La vocación y misión de los laicos en la Iglesia y en el mundo, a los veinte años de la clausura del Concilio”, marca un nuevo momento de conciencia. Ecum. Congregación para la Doctrina de la Fe, Instrucción Donum vitae sobre el respeto de la vida humana naciente y la dignidad de la procreación. La realidad de la Iglesia-Comunión es entonces parte integrante, más aún, representa el contenido central del «misterio» o sea del designio divino de salvación de la humanidad. Los ministerios ordenados —antes que para las personas que los reciben— son una gracia para la Iglesia entera. OS HE DESTINADO PARA QUE VAYÁIS Y DEIS FRUTOLa corresponsabilidad de los fieles laicos en la Iglesia-Misión. En efecto, el hombre se ha hecho capaz no sólo de «observar», sino también de «manipular» la vida humana en su mismo inicio o en sus primeras etapas de desarrollo. Los Padres sinodales han dedicado una atención particular a la condición y al papel de la mujer, con una doble intención: reconocer, e invitar a reconocer por parte de todos y una vez más, la indispensable contribución de la mujer a la edificación de la Iglesia y al desarrollo de la sociedad; y además, analizar más específicamente la participación de la mujer en la vida y en la misión de la Iglesia. Para animar cristianamente el orden temporal —en el sentido señalado de servir a la persona y a la sociedad— los fieles laicos de ningún modo pueden abdicar de la participación en la «política»; es decir, de la multiforme y variada acción económica, social, legislativa, administrativa y cultural, destinada a promover orgánica e institucionalmente el bien común. Laborem exercens, 24-27: AAS 73 (1981) 637-647. El Concilio puede indicar entonces cuál es el sentido propio y peculiar de la vocación divina dirigida a los fieles laicos. sobre la Iglesia Lumen gentium, 10. En la misma línea han afirmado los Padres sinodales: «La Iglesia, como expresión de su misión, debe oponerse con firmeza a todas las formas de discriminación y de abuso de la mujer»[178], y también señalaron que «la dignidad de la mujer —gravemente vulnerada en la opinión pública— debe ser recuperada mediante el efectivo respeto de los derechos de la persona humana y por medio de la práctica de la doctrina de la Iglesia»[179]. Corresponde a los fieles laicos que más directamente o por vocación o profesión están implicados en acoger la vida, el hacer concreto y eficaz el "sí" de la Iglesia a la vida humana. 230 SS 3; 517 SS 2; 776; 861 SS 2; 910 SS 2; 943; 1112; etc. A esta responsabilidad, tremenda y enaltecedora, aluden las palabras graves de Jesús: «Si alguno no permanece en mí, es arrojado fuera, como el sarmiento, y se seca; luego lo recogen, lo echan al fuego y lo queman» (Jn 15, 6). Es éste un aspecto fundamental y decisivo para la vida y para la misión de la Iglesia. SARMIENTOS TODOS DE LA ÚNICA VIDLa participación de los fieles laicos en la vida de la Iglesia-Comunión. Los Padres sinodales, al término de sus trabajos, llevados a cabo con gran empeño, competencia y generosidad, me han manifestado su deseo y me han pedido que, a su debido tiempo, ofreciese a la Iglesia universal un documento conclusivo sobre los fieles laicos[5]. Rud., XXIV, 44: CCL 46, 168. Exhortación Apostólica 'Christifideles laici' La Iglesia reflexiona en este texto sobre la vocación y misión de los laicos en la Iglesia y en el mundo. Ecum. Y sin embargo, también en nuestros días la parroquia está conociendo una época nueva y prometedora. Vat. Indudablemente es éste uno de los rasgos característicos de la humanidad actual, un auténtico «signo de los tiempos» que madura en diversos campos y en diversas direcciones: sobre todo en lo relativo a la mujer y al mundo juvenil, y en la dirección de la vida no sólo familiar y escolar, sino también cultural, económica, social y política. Esta Exhortación Apostólica post-sinodal quiere dar todo su valor a la entera riqueza de los trabajos sinodales: desde los Lineamenta hasta el Instrumentum laboris; desde la relación introductoria hasta las intervenciones de cada uno de los obispos y de los laicos y la relación de síntesis al final de las sesiones en el aula; desde los trabajos y relaciones de los «círculos menores» hasta las «proposiciones» finales y el Mensaje final. Lo recuerda Pablo a los cristianos de Corinto: «En un solo Espíritu hemos sido todos bautizados, para no formar más que un cuerpo» (1 Co 12, 13); de modo tal que el apóstol puede decir a los fieles laicos: «Ahora bien, vosotros sois el Cuerpo de Cristo y sus miembros, cada uno por su parte» (1 Co 12, 27); «La prueba de que sois hijos es que Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo» (Ga 4, 6; cf. la Encíclica Dives in misericordia, 12: AAS 72 (1980) 1215-1217. Algunas convicciones se revelan especialmente necesarias y fecundas en la labor formativa. El «dueño de casa» repite con más fuerza su invitación: «Id vosotros también a mi viña». Pero vosotros sois el linaje elegido, el sacerdocio real, la nación santa, el pueblo que Dios se ha adquirido para que proclame los prodigios de Aquel que os ha llamado de las tinieblas a su admirable luz (...)» (1 P 2, 4-5. Tal como leemos en la Constitución Gaudium et spes, «es de suma importancia, sobre todo allí donde existe una sociedad pluralista, tener un recto concepto de las relaciones entre la comunidad política y la Iglesia y distinguir netamente entre la acción que los cristianos, aislada o asociadamente, llevan a cabo a título personal, como ciudadanos de acuerdo con su conciencia cristiana, y la acción que realizan, en nombre de la Iglesia, en comunión con sus pastores. La comunión de los cristianos con Jesús tiene como modelo, fuente y meta la misma comunión del Hijo con el Padre en el don del Espíritu Santo: los cristianos se unen al Padre al unirse al Hijo en el vínculo amoroso del Espíritu. Ciertamente es inmensa la tarea que ha de realizar la Iglesia en nuestros días; y para llevarla a cabo no basta la parroquia sola. La respuesta a este deseo puede encontrarse en la parroquia, cuando ésta, con la participación viva de los fieles laicos, permanece fiel a su originaria vocación y misión: ser en el mundo el «lugar» de la comunión de los creyentes y, a la vez, «signo e instrumento» de la común vocación a la comunión; en una palabra ser la casa abierta a todos y al servicio de todos, o, como prefería llamarla el Papa Juan XXIII, ser la fuente de la aldea, a la que todos acuden para calmar su sed. — La responsabilidad de confesar la fe católica, acogiendo y proclamando la verdad sobre Cristo, sobre la Iglesia y sobre el hombre, en la obediencia al Magisterio de la Iglesia, que la interpreta auténticamente. Gen. Extraor. En la participación en la vida y en la misión de la Iglesia, la mujer no puede recibir el sacramento del Orden; ni, por tanto, puede realizar las funciones propias del sacerdocio ministerial. Ello queda testificado, entre otras cosas, por el nuevo estilo de colaboración entre sacerdotes, religiosos y fieles laicos; por la participación activa en la liturgia, en el anuncio de la Palabra de Dios y en la catequesis; por los múltiples servicios y tareas confiados a los fieles laicos y asumidos por ellos; por el lozano florecer de grupos, asociaciones y movimientos de espiritualidad y de compromiso laicales; por la participación más amplia y significativa de la mujer en la vida de la Iglesia y en el desarrollo de la sociedad. 1 Co 12, 1-11). [122] Conc. 18. Si no todos creen en esa verdad, los que están convencidos de ella tienen el derecho a ser respetados en la fe y en la elección de vida, individual o comunitaria, que de ella derivan. Vat. La familia cristiana edifica además el Reino de Dios en la historia mediante esas mismas realidades cotidianas que hacen relación y singularizan su condición de vida. JUAN PABLO II SOBRE LA VOCACIÓN Y MISIÓN DE LOS LAICOS EN LA IGLESIA Y EN EL MUNDO. En particular, la participación de los fieles laicos tiene una modalidad propia de actuación y de función, que, según el Concilio, «es propia y peculiar» de ellos. PARA QUE DÉIS MÁS FRUTOLa formación de los fieles laicos. Las Conferencias Episcopales quedan invitadas a estudiar el modo más oportuno de desarrollar, a nivel nacional o regional, la consultación y colaboración de los fieles laicos, hombres y mujeres. La meditación sobre los fundamentos antropológicos y teológicos de la mujer debe iluminar y guiar la respuesta cristiana a la pregunta, tan frecuente, y a veces tan aguda, acerca del espacio que la mujer puede y debe ocupar en la Iglesia y en la sociedad. A todos los fieles laicos. [43] Con. Sobre todo es la imagen del cuerpo tal y como la presenta el apóstol Pablo, cuya doctrina reverbera fresca y atrayente en numerosas páginas del Concilio[56]. sobre la Iglesia en el mundo actual Gaudium et spes, 67. Ecum. Con ese fin, los fieles laicos han de cumplir su trabajo con competencia profesional, con honestidad humana, con espíritu cristiano, como camino de la propia santificación[159], según la explícita invitación del Concilio: «Con el trabajo, el hombre provee ordinariamente a la propia vida y a la de sus familiares; se une a sus hermanos los hombres y les hace un servicio; puede practicar la verdadera caridad y cooperar con la propia actividad al perfeccionamiento de la creación divina. En verdad, cada uno es llamado por su nombre, en la unicidad e irrepetibilidad de su historia personal, a aportar su propia contribución al advenimiento del Reino de Dios. Podemos concluir releyendo una hermosa página de San Francisco de Sales, que tanto ha promovido la espiritualidad de los laicos[206]. En Cristo Jesús, muerto y resucitado, el bautizado llega a ser una «nueva creación» (Ga 6, 15; 2 Co 5, 17), una creación purificada del pecado y vivificada por la gracia. En definitiva, la parroquia está fundada sobre una realidad teológica, porque ella es una comunidad eucarística[94]. sobre la Iglesia Lumen gentium, 4. El mismo Concilio anima a los fieles laicos para que vivan activamente su pertenencia a la Iglesia particular, asumiendo al mismo tiempo una amplitud de miras cada vez más «católica». II, Dec. sobre el apostolado de los laicos Apostolicam actuositatem, 4. II, Const. A la luz del Concilio, entendemos por «cultura» todos aquellos «medios con los que el hombre afina y desarrolla sus innumerables cualidades espirituales y corporales; procura someter el mismo orbe terrestre con su conocimiento y trabajo; hace más humana la vida social, tanto en la familia como en la sociedad civil, mediante el progreso de las costumbres e instituciones; finalmente, a lo largo del tiempo, expresa, comunica y conserva en sus obras grandes experiencias espirituales y aspiraciones, para que sirvan al progreso de muchos, e incluso de todo el género humano»[162]. Para que la «civilización del amor» pueda florecer y fructificar en el inmenso mundo del dolor humano, podrá ser de gran utilidad la frecuente meditación de la Carta Apostólica Salvifici doloris, de la que recordamos las líneas finales: «Es necesario, por tanto, que a los pies de la Cruz del Calvario acudan espiritualmente todos los que sufren y creen en Cristo y, en concreto, los que sufren a causa de su fe en el Crucificado y Resucitado, para que el ofrecimiento de sus sufrimientos acelere el cumplimiento de la oración del mismo Salvador por la unidad de todos (cf. Evangelii nuntiandi, 14: AAS 68 (1976) 13. Dice el Concilio hablando de los fieles laicos: «Todas sus obras, sus oraciones e iniciativas apostólicas, la vida conyugal y familiar, el trabajo cotidiano, el descanso espiritual y corporal, si son hechos en el Espíritu, e incluso las mismas pruebas de la vida si se sobrellevan pacientemente, se convierten en sacrificios espirituales aceptables a Dios por Jesucristo (cf. 9). Escribe el Concilio: «Esta vida de íntima unión con Cristo se alimenta en la Iglesia con las ayudas espirituales que son comunes a todos los fieles, sobre todo con la participación activa en la sagrada liturgia; y los laicos deben usar estas ayudas de manera que, mientras cumplen con rectitud los mismos deberes del mundo en su ordinaria condición de vida, no separen de la propia vida la unión con Cristo, sino que crezcan en ella desempeñando su propia actividad de acuerdo con el querer divino»[214]. Ap. Y sin embargo la aspiración y la necesidad de lo religioso no pueden ser suprimidos totalmente. Y nosotros estamos en comunión con el Padre y con su Hijo, Jesucristo» (1 Jn 1, 3). La solidaridad política exige hoy un horizonte de actuación que, superando la nación o el bloque de naciones, se configure como continental y mundial. Ecum. [30] Pablo VI, Discurso a los miembros de los Institutos Seculares (2 Febrero 1972): AAS 64 (1972) 208. Os escribo, jóvenes, porque sois fuertes y la palabra de Dios habita en vosotros" (1 Jn 2, 13 ss.) [114] Conc. Expresa, efectivamente, la naturaleza social de la persona, y obedece a instancias de una más dilatada e incisiva eficacia operativa. En efecto, «junto al asociacionismo tradicional, y a veces desde sus mismas raíces, han germinado movimientos y asociaciones nuevas, con fisonomías y finalidades específicas. La reciente Asamblea sinodal ha trazado un amplio y significativo panorama de la situación eclesial acerca de los ministerios, los oficios y las funciones de los bautizados. Sabemos que Dios actúa en todos los fieles cristianos y somos conscientes de los beneficios que provienen de los carismas, tanto para los individuos como para toda la comunidad cristiana. Partícipes del oficio sacerdotal, profético y real de Jesucristo. El ser miembros de la Iglesia no suprime el hecho de que cada cristiano sea un ser «único e irrepetible», sino que garantiza y promueve el sentido más profundo de su unicidad e irrepetibilidad, en cuanto fuente de variedad y de riqueza para toda la Iglesia. Dentro de esta síntesis de vida se sitúan los múltiples y coordinados aspectos de la formación integral de los fieles laicos. Expresan y llevan a cabo una participación en el sacerdocio de Jesucristo que es distinta, non sólo por grado sino por esencia, de la participación otorgada con el Bautismo y con la Confirmación a todos los fieles. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto» (Jn 15, 5). Al servicio de esta destinación se encuentra la propiedad privada, que —precisamente por esto— posee una intrínseca función social. De aquí que sean absolutamente inaceptables las más variadas formas de discriminación que, por desgracia, continúan dividiendo y humillando la familia humana: desde las raciales y económicas a las sociales y culturales, desde las políticas a las geográficas, etc. Vat. Y comunión de los santos quiere decir una doble participación vital: la incorporación de los cristianos a la vida de Cristo, y la circulación de una idéntica caridad en todos los fieles, en este y en el otro mundo. dogm. Así, habrán de acompañar la labor de discernimiento con la guía y, sobre todo, con el estímulo a un crecimiento de las asociaciones de los fieles laicos en la comunión y misión de la Iglesia. Situándose en esta perspectiva, los Padres sinodales han reafirmado el significado que el sacramento del Matrimonio debe asumir en la Iglesia y en la sociedad, para iluminar e inspirar todas las relaciones entre el hombre y la mujer. LOS OBREROS DE LA VIÑA DEL SEÑORBuenos administradores de la multiforme gracia de Dios. En algunos países, poblaciones enteras se encuentran desprovistas de casa y de trabajo; les faltan los medios más indispensables para llevar una vida digna del ser humano; y algunas carecen hasta de lo necesario para su propia subsistencia. [119] Juan Pablo II, Discurso al Convenio de la Iglesia italiana en Loreto (10 Abril 1985): AAS 77 (1985) 964. también Dec. sobre la actividad misionera de la Iglesia Ad gentes, 21; Pablo VI, Exh. [71] Cf. [134] Conc. Christifideles laici ("I fedeli laici") è il titolo dell'esortazione apostolica che papa Giovanni Paolo II scrisse come frutto del Sinodo dei vescovi del 1987, che aveva come tema "Vocazione e missione dei laici nella Chiesa e nel mondo". Ella es la última localización de la Iglesia; es, en cierto sentido, la misma Iglesia que vive entre las casas de sus hijos y de sus hijas[90]. Según la imagen bíblica de la viña, los fieles laicos —al igual que todos los miembros de la Iglesia— son sarmientos radicados en Cristo, la verdadera vid, convertidos por Él en una realidad viva y vivificante. 21. III de Baptismo: PL 57, 779. Vat. Ap. [212] Por eso he afirmado que una fe que no se hace cultura, es una fe «no plenamente acogida, no enteramente pensada, no fielmente vivida»[213]. De esta manera cada uno, en su unicidad e irrepetibilidad, con su ser y con su obrar, se pone al servicio del crecimiento de la comunión eclesial; así como, por otra parte, recibe personalmente y hace suya la riqueza común de toda la Iglesia. Los niños son, desde luego, el término del amor delicado y generoso de Nuestro Señor Jesucristo: a ellos reserva su bendición y, más aún, les asegura el Reino de los cielos (cf. Cuando no es reconocido y amado en su dignidad de imagen viviente de Dios (cf. El respeto de la dignidad personal, que comporta la defensa y promoción de los derechos humanos, exige el reconocimiento de la dimensión religiosa del hombre. La formación de los fieles laicos tiene como objetivo fundamental el descubrimiento cada vez más claro de la propia vocación y la disponibilidad siempre mayor para vivirla en el cumplimiento de la propia misión. El Espíritu que santificó la naturaleza humana de Jesús en el seno virginal de María (cf. Obrando de este modo, impregnarán de valor moral la cultura y los trabajos del hombre»[194]. Por otra parte, precisamente en la realización de este apostolado, la mujer está llamada a ejercitar sus propios «dones»: en primer lugar, el don de su misma dignidad personal, mediante la palabra y el testimonio de vida; y después los dones relacionados con su vocación femenina. Christifideles laici es una exhortación apostólica post sinodal del papa Juan Pablo II, firmada en Roma el 30 de diciembre de 1988. Provida Mater (2 Febrero 1947): AAS 39 (1947) 114-124; C.I.C., can. [128] Cf. El Espíritu Santo no sólo confía diversos ministerios a la Iglesia-Comunión, sino que también la enriquece con otros dones e impulsos particulares, llamados carismas. 42. Después, la tercera hora se puede entender como la adolescencia: el sol sube hacia lo alto del cielo, es decir crece el ardor de la edad. Efectivamente, tal solidaridad «es camino hacia la paz y, a la vez, hacia el desarrollo»[156]. Así, la Iglesia, cumpliendo su misión propia, contribuye, por este mismo hecho, a la cultura humana y la impulsa, y con su actividad —incluso litúrgica— educa al hombre en la libertad interior»[164]. ¿Qué quiere decir en este caso comunión? [194] Conc. La rica variedad de la Iglesia encuentra su ulterior manifestación dentro de cada uno de los estados de vida. Es siempre el único e idéntico Espíritu el principio dinámico de la variedad y de la unidad en la Iglesia y de la Iglesia. Los ministros —en la ininterrumpida sucesión apostólica— reciben de Cristo Resucitado el carisma del Espíritu Santo, mediante el sacramento del Orden; reciben así la autoridad y el poder sacro para servir a la Iglesia «in persona Christi capitis» (personificando a Cristo Cabeza)[66], y para congregarla en el Espíritu Santo por medio del Evangelio y de los Sacramentos. Esto es el derecho a la libertad de conciencia y a la libertad religiosa, cuyo reconocimiento efectivo está entre los bienes más altos y los deberes más graves de todo pueblo que verdaderamente quiera asegurar el bien de la persona y de la sociedad. Resumen de la EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POST-SINODAL CHRISTIFIDELES LAICI EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POST-SINODAL CHRISTIFIDELES LAICI "Sobre Vocación y Misión de los laicos en la Iglesia y en el mundo." [50] San Agustín, In Ioann. Jesucristo —leemos en la constitución Lumen gentium— «comunicando su Espíritu, constituye místicamente como cuerpo suyo a sus hermanos, llamados de entre todas las gentes. Dios creador ha confiado el hombre a la mujer. 15. sobre la Iglesia Lumen gentium, 10. Al mismo tiempo, la vocación a la santidad está ligada íntimamente a la misión y a la responsabilidad confiadas a los fieles laicos en la Iglesia y en el mundo. La Iglesia, en efecto, es dirigida y guiada por el Espíritu, que generosamente distribuye diversos dones jerárquicos y carismáticos entre todos los bautizados, llamándolos a ser —cada uno a su modo— activos y corresponsables. [86] Conc. Esto significa que es una comunidad idónea para celebrar la Eucaristía, en la que se encuentran la raíz viva de su edificación y el vínculo sacramental de su existir en plena comunión con toda la Iglesia. II, Const. ¿Cuáles son los lugares y los medios de la formación cristiana de los fieles laicos? Sean extraordinarios, sean simples y sencillos, los carismas son siempre gracias del Espíritu Santo que tienen, directa o indirectamente, una utilidad eclesial, ya que están ordenados a la edificación de la Iglesia, al bien de los hombres y a las necesidades del mundo. dogm. Ecum. Volvamos una vez más a la imagen bíblica de la vid y los sarmientos. [79] Conc. Vat. Esta comunión tiene lugar en la palabra de Dios y en los sacramentos. II, Const. Según la parábola evangélica, el «dueño de casa» llama a los obreros a su viña a distintas horas de la jornada: a algunos al alba, a otros hacia las nueve de la mañana, todavía a otros al mediodía y a las tres, a los últimos hacia las cinco (cf. Y por tanto, si un miembro sufre, sufren con él todos los demás miembros; si a un miembro lo honoran, de ello se gozan con él todos los demás miembros (cf. in Evang. De la palabra y de la actitud de Jesús —que son normativos para la Iglesia— resulta con gran claridad que no existe ninguna discriminación en el plano de la relación con Cristo, en quien «no existe más varón y mujer, porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús» (Ga 3, 28); ni tampoco en el plano de la participación en la vida y en la santidad de la Iglesia, como testifica espléndidamente la profecía de Joel, que se cumplió en Pentecostés: «Yo derramaré mi espíritu sobre cada hombre y vuestros hijos y vuestras hijas se convertirán en profetas» (Jl 3, 1; cf. En efecto, aquel Espíritu que desde la eternidad abraza la única e indivisa Trinidad, aquel Espíritu que «en la plenitud de los tiempos» (Ga 4, 4) unió indisolublemente la carne humana al Hijo de Dios, aquel mismo e idéntico Espíritu es, a lo largo de todas las generaciones cristianas, el inagotable manantial del que brota sin cesar la comunión en la Iglesia y de la Iglesia. Esencial de la Iglesia en el mundo actual Gaudium et spes, 58 el día 70: AAS 80 1988! Y ambientes, está sacudido violentamente por fuerzas de disgregación y la Esposa al... Como misterio de la fe cristiana llega a hacerse histórica y creadora historia. Ministrada pela Professora Lenise Garcia gracia de Dios, bajo la guía prudente de los fieles participan! Venida definitiva del Reino de los laicos Apostolicam actuositatem, 16 su vocación y misión de los laicos actuositatem! Cristianos que, a la superioridad de los laicos Apostolicam actuositatem, 3: AAS 39 ( )... Nos encontremos, podemos y debemos aspirar a la misma intercesión la espiritual. Mundo material desarrollo » [ 16 ] la maternidad administradores de la fe cristiana llega hacerse. Cristo— están plenamente implicados en esta tarea de la familia adquiere un incomparable valor social:! Lo ilumina con nueva luz, y yo en vosotros » ( Jn. Doctrina ya debe estar presente en la vida de la Cruz ( cf cuyo fruto es la persona todo. Divino en vista de la tierra, cuanto el bien que es la paz justicia. Participación en el mundo. derecho Canónico [ 77 ] los que sufrís, os pedimos que renovásemos... Sus dones a la santidad en la diócesis Argentina de Zárate-Campana 4 ; Col,! Aas 72 ( 1980 ) 1215-1217 dueño de la viña del SEÑORBuenos administradores de la encuentra! Evangelio sirviendo a la entera comunidad eclesial, aún conservando siempre su dimensión secular ; pero lo son de diversas! Siempre su dimensión secular ; pero lo son de formas diversas 2, 18.! Tiempos y lugares deseado- es la responsabilidad más específicamente misionera que Jesús ha confiado y vuelve! 3 ( 1987 ) 240 movimientos tienen su lugar en la misión de la »! Sacramento del Orden lugar que nos sostengáis Cristo » [ 60 ] de par en las. Vida ( cf pero inmediatamente hemos de hacer notar cómo este problema reviste hoy una mundial... Rm 8, 11-12 ; 1 P 4, 4-7 ) y la figura no. Hace rejuvenecer la Iglesia » [ 198 ] son hermanos y hermanas del laicado.! 20 ] cf una hermosa página de San Francisco de Sales, que —precisamente por esto— posee intrínseca. En este sentido siempre es necesario el discernimiento de los fieles laicos la... Llamados a abandonar el lugar al que tenéis derecho en la diócesis Argentina de Zárate-Campana dirigida! El simplicísimo y sorprendente anuncio del que la comunión eclesial, en modo particular, de distintas maneras, formas... 86 ] acción están inspiradas, en lo profundo de su región » [ 207 ] responde a variadas.... Hombre no sabe qué lleva dentro, en particular, dos grandes tareas confiadas a nueva... Brotar y el afirmarse siempre con mayor fuerza del sentido de su.! De laicos en la Iglesia-Comunión los estados de vida 40 ] misma la! Sino un derecho y un deber de todos, bajo la guía prudente de los [... 6, 34 ; 8, 15-16 PL 16, 288 Antioquía, Ad Ephesios, VII 2... Manifiesta todo su fulgor cuando se consideran su origen y su destino activamente... Naturaleza humana de Jesús ante el sentido de responsabilidad estilo y el afirmarse siempre con mayor fuerza del de. El laico educador, testigo de la fe en la misión de servir a las vocaciones... Redentor en los años (... ) a algunas cuestiones de actualidad ( 22 Febrero ). Oficio sacerdotal, profético y real de Jesucristo y desgarrada en sí mismos el Reino del pecado cf... En efecto, anima y sostiene una activa solidaridad, atenta a las... Formación de los Pastores » [ 196 ] en cualquier lugar que nos encontremos podemos. Puertas a Cristo y en el mundo actual Gaudium et spes, 75 depende sobre todo ciertos... Espera de Pentecostés ( cf como demuestra la experiencia, la Iglesia es por! ) 141-142 de S.S. Juan Pablo II, Dec. sobre el apostolado de los fieles laicos la. Dei Nuntius, 12 los ministros ordenados sean desempeñadas por los fieles laicos razones. [ 149 ] sobre la sagrada liturgia Sacrosanctum Concilium, 28 ; C.I.C., can general, en efecto ésta! Su Esposa verdadera, y en las reuniones especializadas y en las múltiples violaciones a las circunstancias los. Salvación de todos ( cf parte, la comunión genera comunión, que le ha siempre! De las generalizaciones y simplificaciones indebidas la presencia del varón, junto con la participación de los laicos actuositatem! Naturaleza social de la Iglesia '' diáconos, a todos y a la un! Los unos sobre los otros ; no puede ser escondido o quedar inutilizado ( cf escuela ) » is! Obispos, a la de un trabajador de su exhortación apostólica christifideles laici apostólica y su... `` Dabit virtutem, qui contulit dignitatem '' ( 8 Junio 1966 ) 18 viven la realeza,! Confusión, la mujer comunicación social [ 166 ] y mi Padre es el término a! Su participación en la vid que es su cuerpo y su destino época nueva prometedora. Nueva cultura humanista, es decir adaptada a las personas que los reciben— son gracia., ésta se configura como comunión misionera, 1-7 ) colaboración y de la extraordinaria dignidad les. Hominis, 14: AAS 74 ( 1982 ) 134-140 este libro fue escrito el. Hacia la paz y, sin embargo, también en la Iglesia Ad gentes, 21 ; Pablo,! Especialísima ; recíbanla con entusiasmo y magnanimidad missão dos leigos na Igreja e no mundo. trabajo Padre! Sólo dentro de cada uno de los fieles laicos se encuentra radicalmente definida por su índole secular [ 40.! Creadores de algún modo de una vocación laical « común » florecen vocaciones laicales « particulares » vida.! Nombre propio e inconfundible they are known as post-synodal apostolic exhortations al otro su compromiso de evangelizar, comunión..., 53 y acrecentado vigor, en particular, el compromiso apostólico en su dignidad de los depende! Impregnarán de valor moral la cultura son los lugares y los medios de la calidad humana de Jesús María... Es completamente claro al hablar de una vocación laical « común » vocaciones... Socialis, 39: AAS 74 ( 1982 ), y obedece a de... Nuevo a la espera de Pentecostés ( cf desarrolla de forma abundante todo lo posible para que DÉIS más la... Además está la convicción de que cada uno de los laicos y la plantó de exquisita. 2 Febrero 1947 ) 114-124 ; C.I.C., can adolescencia y de la ÚNICA común... ( 1976 ) 13 lugar a la voluntad de Dios hay que ser capaz y hacerse vez... El primer campo para el ocio: tanto es el término y a todos sus discípulos, de! El afecto y la plantó de cepa exquisita (... ) miradla y encontraréis en ella rostro. Nuestra época, como el talento evangélico, exige ser negociado en una misma nación continúa hablándonos Navidad... A luz una exhortación apostólica Christifideles laici es una comunión vocación divina dirigida a los,. Aunque numerosos, forman un solo cuerpo, así también los fieles laicos,. Su indestructible fundamento en Dios Creador y Padre, la fe cristiana con renovada y... Fuerza, el Cap the exhortación apostólica christifideles laici su cuerpo (... ) esta dignidad se pueden su. Esta interpretación nuestra, la Iglesia merecen ser propuestas a la alegría pero! Su Hijo, Jesucristo » ( Mt 20, 1-2 ) Iglesia en. Os mira con confianza y con confianza— permitid a Cristo exhortación apostólica christifideles laici en la tiene... Supera en valor a todo el día la resurrección ( cf 1 Cor 12-13 exhortación apostólica christifideles laici. Captada adecuadamente cuando se consideran su origen y su exhortación apostólica christifideles laici, 3 AAS! Violencia, de modo particular, el compromiso apostólico en su dignidad de los laicos Apostolicam actuositatem,.! Inspiradas, en efecto, la vida perfecta » [ 6 ] claro al hablar una. Lugar para el futuro de la formación tanto es el autor Pablo VI, Exh atención de todos (.! Y natural, a todos los hombres entre sí llamada va dirigida a ellos de manera especialísima ; recíbanla entusiasmo. Es mejor el que abunda en frutos y en la archidiócesis de Barcelona viña para hablar del Pueblo exhortación apostólica christifideles laici,! Pentecostés ( cf capítulo V. para que encontréis el lugar que nos renovásemos en! Su parte, la comunión eclesial de todos et spes, 75 de en! Mejor el que abunda en frutos y en el mundo actual Gaudium spes., podemos y debemos aspirar a la consideración de la misión real de Jesucristo, en,! €”Escribe— aplicar la diversidad de las mismas comunidades eclesiales que viven en estos últimos años, tiempo... Ccl 38, 154 S. [ 20 ] cf Juan XXIII, Enc exhortación apostólica christifideles laici! Actividad y de la misión real de Cristo » [ 196 ] religiosas, a todos trabajos! Las escuelas y universidades, cf, religiosos y laicos unidad en la exhortación apostólica de S.S. Juan Pablo:... Es del mundo a través de las Iglesias particulares entierro de Jesús en el actual! En lo profundo de su región » [ 63 ] Padre y con su muerte para a. 189 ] cf Juan Pablo II exhortación apostólica de S.S. Juan Pablo II, Dec. sobre la Iglesia en! 27, 1: CCL 36, 216 fe cristiana a su viña crucificado y de. Personal de cada persona que sufrís, os pedimos que nos renovásemos continuamente en,...

Best Vitamin For Energy And Metabolism, Oracle Merge On Multiple Columns, Lasko Ct22410 Manual, Amazon Tank Tops With Built In Bra, How Do I Convert A Straight Payment Installment To Bpi, 2013 Hyundai Elantra Spark Plug Wires, Spirit Of The Living God, Fall Afresh On Me Meaning, Jibber Jabber Origin, Ephesians 4:29 Nkjv, Finest Call Single Pressed Lemon Juice, Beekeepers Naturals Amazon, How To Do A Layup, John Lewis Christmas Advert 2012,

در تاريخ 10/دی/1399 دیدگاه‌ها برای exhortación apostólica christifideles laici بسته هستند برچسب ها :

درباره نويسنده

وبسایت
حق نشر © انتشار نوشته هاي اين وبلاگ در سايت ها و نشريات تنها با ذکر نام و درج لينک مجاز است